¿Qué podemos hacer con makey-makey?

Solo la imaginación pone límite a lo que podemos hacer con esta divertida placa. Probablemente una de las experiencias más conocidas y típicas es la construcción de un piano u otro instrumento musical en el que las teclas pueden ser prácticamente cualquier cosa; frutas, por ejemplo.

El músico se conecta a la toma de tierra y las frutas a las distintas entradas del makey-makey. Cuando el músico toca una de las frutas cierra el circuito y, mediante la conexión USB, la placa envía a la computadora el código de la tecla que le corresponda.

Por otro lado, un programa de música que se ejecuta en la computadora, responde con distintos sonidos en función del código de la tecla recibida, es decir, en función de la fruta que el músico haya tocado.

La experiencia es realmente impactante y divertida. Además es muy fácil de realizar. Si quieres hacerla este vídeo de programamos.es te enseña a construir un piano con plátanos y un sencillo programa scratch.

Por otro lado, en este vídeo podéis ver la misma idea pero ejecutada por un músico profesional y con un aire más artístico.

La construcción de un joystick para manejar los videojuegos que utilizan los cursores (las teclas que tienen pintadas una flecha) es otro de los clásicos proyectos realizados con makey-makey. Para hacer los botones podemos usar plastilina conductora, pintura conductora,  frutas, algún botón más sofisticado que nos inventemos usando papel de plata o cualquier otra cosa que se nos ocurra. Lo importante es que cuando toquemos cada botón, se cierre el circuito para que makey-makey lo detecte y envíe el correspondiente código de tecla a la computadora.

Aquí tienes algunos vídeos en los que se construyen joysticks con diversos materiales.

Un joystick con un vaso de plástico, una cuchara de plástico y papel de aluminio

Un joystick con cartulinas y papel de aluminio

Un joystick con plastilina

Si buscas en youtube “makey-makey” o en la galería de makey-makey obtendrás una enorme lista de vídeos con ingeniosos usos de esta placa.

En el INTEF hemos querido hacer nuestra pequeña contribución al uso educativo de makey-makey y se nos ha ocurrido medir el valor de la aceleración de la gravedad mediante dos experimentos; uno en el que dejamos caer una bola libremente, y otro en el que utilizamos un plano inclinado.

En ambos experimentos, makey-makey funcionará como un detector de la posición de la bola, y un programa scratch registra y realiza los cálculos necesarios para descubrir el valor de la aceleración de la gravedad.

Así no solamente conectamos el mundo físico con el virtual, sino que sintonizamos también con el mundo de la Física y trabajamos una de las fases más importantes del método científico: la experimentación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies